El Centro Mexicano Universitario de Ciencias y Humanidades (CMUCH) es orgulloso anfitrión del Quinto Congreso Iberoamericano de Psicogerontología. Ver más


Programa del Congreso Ver en PDF

Programa de Talleres Precongreso Ver en PDF

Cartelera de Cortometrajes 1era Bienal Ver Cartelera






Anfitrión

El arte y la ciencia al encuentro de la vejez.

A lo largo que trabajo que se ha venido realizando con población adulta mayor en los últimos años, ha sido evidente la importancia de ver a la vejez más allá de lo institucional en casas hogar y asilos. Ha sido necesario cambiar la idea de abordar la vejez para pensarla desde el proceso de envejecimiento en todas sus dimensiones posibles. El trabajo realizado por diversidad de colegas, con quienes nos une, no solamente una inquietud científica, sino también un visión humana del envejecer en un contexto iberoamericano, ha llevado a la necesidad de acercarnos al arte, en gran variedad de sus posibilidades, como una ventana que nos permite visualizar qué pasa en nuestra sociedad y en el momento histórico actual.

En diversas ocasiones hemos aprendido que la sociedad se resiste al surgimiento de nuevas ideas, o al reconocimiento de realidades en las que no tenemos la costumbre de pensar, o de la que no nos gusta lo que vemos; un ejemplo de esto es la vejez y el envejecer. En sus diversas expresiones el arte tiene la gran virtud de llevarnos a percibir con nuevos ojos aquello que vemos todos los días, o que damos por ya hecho y ya acabado; cada vez son más los puentes que existen entre el arte y la ciencia, tal es el caso del V Congreso Iberoamericano de Psicogerontología y la Primera Bienal de Arte CMUCH, que retomando el compromiso asumido por los integrantes de la Red Iberoamericana de Psicogerontología pretende participar del cambio de paradigmas y visiones con las que se todavía se suele abordar el tema del envejecer.

Al igual que el trabajo de campo o laboratorio, las estadísticas, los modelos demográficos y las teorías psicológicas, también la poesía, el canto, la pintura, el cine, la fotografía, la danza, la escultura y los sistemas multimedia, se han convertido en posibles caminos que podemos seguir para descubrir muchos atributos de la vejez y el envejecer, pero que la ciencia no puede comunicar en la vida cotidiana despertando igual sensibilidad. A diferencia de la ciencia el arte es capaz de despertar las emociones para expresarlas en el momento en que surgen, tal como se perciben y se comparten, en forma individual, en la intimidad con la pareja, en la confianza con los amigos, o simplemente en los espacios y momentos de encuentros colectivos de quienes se cruzan con el arte o lo buscan. Las problemáticas y grandezas humanas no pueden ser entendidas de manera fraccionada de la vivencia de cada persona; la ciencia y el arte son dos manifestaciones del conocimiento que permiten la integración de esas vivencias para transformarlas en experiencias que ayudan a la conformación de la identidad de los individuos y las colectividades humanas, y que tienen su punto más álgido en la vejez a la que se pueda llegar.

En este V Congreso Iberoamericano de Psicogerontología pretendemos crear un vínculo más sólido entre dos de las creaciones humanas más notables, el arte y la ciencia, orientadas a abordar uno de los temas más cruciales de la humanidad y de cada persona, la vejez y sus posibilidades, que no siempre tienen que ser tan dramáticas o críticas, también pueden ser trascendentes, en forma individual o colectiva.

En el CMUCH hemos tomado el compromiso de darle continuidad a las inquietudes compartidas por los integrantes de la Red Iberoamericana de Psicogerontología. Parte de esa inquietud tiene que ver con impulsar propuestas y alternativas teóricas y metodológicas a la investigación psicogerontológica, la psicología del envejecimiento, la gerontología social, e incluso a la tanatología, que permita el intercambio entre especialistas y científicos de estas disciplinas, pero también entre artistas y creadores de cultura que refleje la vida cotidiana y nos brinde opciones con las que nos podemos encontrar en la vida… y en la historia.

Dr. Fernando Quintanar Olguín